Un Eurogrupo dividido intenta desbloquear hoy el plan de choque contra el coronavirus

0
46


Nadia Calvi√Īo, ministra de Econom√≠a.

Despu√©s de una tregua de poco m√°s de 24 horas, los ministros europeos de Finanzas vuelven a darse cita esta tarde para tratar de desbloquear el plan de choque que amortig√ľe el mazazo del coronavirus en las econom√≠as europeas.

Apenas falta un √ļltimo empuj√≥n para poder activar una inyecci√≥n de liquidez de 500.000 millones de euros de los que podr√≠an beneficiarse gobiernos, empresas y trabajadores, y que vendr√≠an como agua de mayo a los pa√≠ses m√°s afectados, es decir, Italia y Espa√Īa. “Es urgente un acuerdo sobre todos estos asuntos y esperamos poder lograrlo ma√Īana [por hoy]. Los ciudadanos europeos no entender√≠an que no haya acuerdo”, dijo ayer la vicepresidenta y ministra de Econom√≠a, Nadia Calvi√Īo.

El problema es que la divisi√≥n entre los halcones del Norte y los pa√≠ses mediterr√°neos es tan profunda, que est√° poniendo en juego la reactivaci√≥n de sus econom√≠as y, en √ļltima instancia, el propio proyecto europeo. El Norte se niega a abrir la puerta siquiera a una mutualizaci√≥n de la deuda, mientras que el Sur no aceptar√° un acuerdo que no recoja un compromiso claro para tener eurobonos, aunque no sea inmediatamente.

El choque frontal entre la ortodoxia exigida por Alemania, Holanda y Austria, y la solidaridad que piden Italia, Espa√Īa y Francia, entre otros, alcanz√≥ un punto √°lgido el martes, y despu√©s de cuatro horas negociando, decidieron que lo mejor era tomar un poco de aire en un receso que dura hasta hoy a las 17 horas.

Sobre la mesa, hay un plan para movilizar medio billón de euros, entre una línea de crédito vía BEI (hasta 200.000 millones) para empresas; un reaseguro de desempleo de la Comisión Europea para los trabajadores afectados (100.000 millones); y un fondo de rescate a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (240.000 millones).

Los 27 est√°n de acuerdo en lanzar este paquete, pero hay matices. El gran punto de fricci√≥n es el fondo de rescate del Mede, donde los pa√≠ses del Sur piden que no se impongan condiciones para los que quieran solicitar sus ayudas, ya que la exigencia de un plan de ajuste, por ejemplo, podr√≠a estigmatizar al pa√≠s que lo pida. Holanda y Austria, sin embargo, se niegan en redondo a ayudas a cambio de nada. En cualquier caso, el debate no es del todo ese, ya que los pa√≠ses m√°s afectados por la pandemia, Italia y Espa√Īa, han dicho en reiteradas ocasiones que no piensan acudir al Mede.

En la m√©dula del pulso norte-sur est√° la pregunta: Mutualizaci√≥n de la deuda, ¬Ņs√≠ o no? Mientras que los halcones se niegan en redondo a respaldar que pa√≠ses con deudas muy elevadas se endeuden todav√≠a m√°s (la de Italia est√° en el 130%, y la de Espa√Īa en m√°s del 95%); los mediterr√°neos defienden la idea de eurobonos para evitar caer en una espiral insostenible de deuda que ponga en riesgo hasta su financiaci√≥n en los mercados.

Calvi√Īo reiter√≥ ayer que Espa√Īa est√° dispuesta a aceptar un paquete inicial de medidas a corto plazo, pero s√≥lo si se trabaja en una “respuesta com√ļn en el medio plazo , con una emisi√≥n conjunta de deuda, a trav√©s de diferentes mecanismos”. Aunque Espa√Īa moder√≥ su estrategia de negociaci√≥n, desmarc√°ndose de la f√©rrea oposici√≥n de Italia y aline√°ndose con una Francia algo m√°s flexible en el mecanismo y en la forma de conseguirlo; el fondo es el mismo, y los pa√≠ses del sur bregar√°n hoy por arrancar los eurobonos, aunque s√≥lo sea en forma de esperanza futura.

Leave a reply