Se avecina una oleada de concursos

0
35

Los concursos se encaminan a crecer más de un 200% en este trimestre y el próximo con la prohibición de despedir y sin moratoria fiscal ni de cuotas. La mitad de las empresas obligadas a cerrar ayer, abocadas al concurso y a la liquidación.

Las peticiones de entrada en concurso que se habían empezado a plantear desde hace dos semanas por la crisis del coronavirus se han convertido en un aluvión este fin de semana tras la aprobación y entrada en vigor del Decreto que prohíbe el despido y de la nueva restricción de actividades validada el domingo y vigente desde ayer. Todo esto, en un contexto de crisis extrema y de parón económico que ya dura casi 20 días, en el que las obligaciones tributarias y el pago de impuestos y cuotas a la Seguridad Social se mantienen. Así lo trasladan los abogados a los que ha consultado EXPANSIÓN y desde la división especializada en concursos del Consejo General de Economistas, el Refor. Estos expertos auguran que entre este trimestre y el siguiente los concursos se encaminan a crecer más de un 200% y a situarse por encima de los 3.000 y que se adentrarán en cifras en las que colapsan los juzgados, efecto que será masivo, alertan, cuando se levante el estado de alarma y los tribunales funcionen a pleno rendimiento.

Así lo refrenda Vicente Roldán, socio de Concursal de Broseta, quien advierte de que la mitad de las empresas obligadas ayer a cerrar van directamente a concurso y la mayoría de ellas, a liquidación. “Los concursos acabarán en liquidación ante la imposibilidad de pagar por orden de vencimiento, no pueden pagar los créditos contra la masa. El contratista no puede pagar a las subcontratas en el concurso”, avisa.

Este efecto se está produciendo ya, pero puede extenderse en el tiempo por varios factores. Primero, porque ahora los juzgados están con servicios mínimos y porque el estado de alarma en principio congela los concursos y la posibilidad de presentarlos. Sin embargo, a pesar de esta suspensión, el CGPJ ha dictado una instrucción en la que admite que se planteen casos de urgencia y así lo están entendiendo varios jueces, en resoluciones a las que ha tenido acceso EXPANSIÓN, como la del Tribunal de Instancia Mercantil número 2 de Sevilla.

Pero es que, como señala Roldán, una vez que cesen los ERTE que se están presentando en masa, que ayer ya superaban los 310.000 (ver información adjunta), “las empresas no van a ser capaces de continuar o reactivar su actividad en los términos en que estaban, con lo que acabarán en concurso. No pueden plantear despidos por Covid y las empresas son conscientes, sobre todo las que facturan más de 6 millones, de que no pueden aplazar impuestos, con lo que el colapso va a ser brutal”. A lo que se suma que muchas contratas para que puedan cobrar, la contratista debe estar al corriente con la Seguridad Social y Hacienda. El socio de Broseta traslada que este fin de semana ha recibido llamadas masivas, sobre todo de la construcción.

Sí en el primer trimestre de 2009 los concursos aumentaron un 216,4% respecto al mismo periodo del año anterior, el alza puede ser ahora similar, según los expertos consultados, desde los 1.116 concursos presentados en el mismo periodo de 2019. Roldán señala que la diferencia de momento se sitúa en que aunque el golpe a la construcción, sobre todo desde ayer, es fuerte, ahora hay muchos más sectores con afectación profunda que en 2009.

“La situación es muy difícil, especialmente, por la negativa de la Administración a ampliar plazos de obligaciones fiscales y Seguridad Social”, lamentan los Economistas del Refor, quienes advierten de que los concursos necesarios (solicitados por los acreedores) tienen una moratoria de plazo tras la finalización del estado de alarma más prórrogas de dos meses, a lo que sumar los que puedan declarar concursos voluntarios, con lo que las cifras de concursos de acreedores motivados por el Covid-19 serán muy patentes a partir de junio-julio.

“Se puede decir que en Europa, un país como Francia (que es muy eficiente en resolución de concursos) es capaz de absorber unos 52.000 anuales. Pero tiene mucha mayor dimensión económica y judicial. Por tanto, hay necesidad de plantear soluciones, no pueden todas estas insolvencias que se van a producir resolverse a través del concurso”, remacha Alfred Albiol, presidente del Refor.

Tres vías

Adrián Thery, socio director del Departamento de Reestructuraciones e Insolvencias de Garrigues en Madrid, constata que ha sido un fin de semana “de gran intensidad de peticiones de concurso”. Alerta de que “los empresarios no están acostumbrados a situaciones de este tipo”, y detalla que hay tres vías: “El concurso estándar, en el que se entra en caída libre, el más problemático”, y que ahora puede ser el más numeroso. Y aconseja otras dos herramientas: “La solicitud de concurso con apoyo de acreedores y propuesta de convenio, con posibilidad de venta de unidad productiva a un tercero, con lo que se liquida la sociedad pero la empresa o negocio subyacente sigue viva y sólo cambia la titularidad, que implica que la sociedad compra sin deuda y puede tener acceso a financiación, y la homologación de acuerdos de financiación por el juez, que se puede hacer sin tener que pasar por concurso y se logra extender el contenido a los acreedores disidentes”.

En esta línea se sitúa Alejandro Rey, socio de ABCGC Abogados especialista en Concursal, quien lleva todo el fin de semana atendiendo solicitudes de concursos, que recomienda en lo posible a las empresas buscar acuerdos de refinanciación.

Miquel Àngel Alonso, socio de Ecija, prepara una avalancha de concursos cuando se levante la suspensión de plazos del estado de alarma.

Leave a reply