Santander, BBVA y JPMorgan resisten la crisis y lideran la banca de inversión en España

0
44

Las tres entidades suman 55 millones en comisiones en el trimestre. Los ingresos del sector caen cerca de un 25% por la pandemia del coronavirus.

Un enero excepcional ha dado paso a un febrero de contención y al peor mes de marzo de la historia. La crisis del coronavirus ha puesto fin de forma radical a un comienzo de año que pretendía ser de recuperación para la banca de inversión en España. Sin embargo, tres entidades han logrado capear la tormenta y situarse en lo más alto del ránking, incluso con fuertes subidas de ingresos. Santander, BBVA y JPMorgan no solo han salvado los muebles, sino que han mejorado posiciones. Los tres bancos de inversión están en lo más alto de la clasificación de ingresos por comisiones en todos los negocios de la banca de inversión en España en el primer trimestre, según los datos preliminares de Dealogic a 26 de marzo. Suman casi 55 millones de euros en comisiones y eso supone que más de uno de cada cuatro euros de los 200 millones que ha generado el negocio se ha quedado en sus bolsillos.

«El liderazgo de Santander refleja la gran actividad en volumen y número de operaciones que hemos tenido durante estos meses, tanto con las compañías del Ibex como con las medianas y pequeñas empresas», señala Ignacio Domínguez-Adame, que fue nombrado máximo responsable de Santander Corporate & Investment Banking Iberia justo antes de que estallara la tormenta del coronavirus. «Muestra también nuestro dinamismo en productos ligados a la sostenibilidad. Nuestro objetivo es aportar ideas y mostrar soluciones», añade.

La estrategia ha dado resultado. Santander terminó el primer trimestre de 2019 en segundo lugar del ránking (detrás de Citi) y con 16 millones en ingresos. Ahora es el primero y ha disparado sus comisiones hasta los 27,5 millones, casi un 70% más. Todo ello a base de participar en un 60% más de operaciones que el segundo de la lista. Ha estado en 44 transacciones.

Su cercanía a las empresas ha sido clave: «En estos momentos tan difíciles, Santander va a seguir estando ahí, porque estamos para ayudar y el momento de ayudar es ahora», explica Domínguez-Adame.

Liderazgo

Ese palmarés ha permitido a Santander liderar todos los segmentos de la banca de inversión por volumen de las operaciones que ha asesorado, desde las fusiones y adquisiciones hasta los préstamos, pasando por la deuda. Su sello está en la gran mayoría de las emisiones que ha habido este año (y han sido muchas), así como las financiaciones a las grandes empresas. Donde no ha aparecido es en las operaciones en el mercado bursátil. No lo ha hecho ni Santander ni ningún otro: este casillero se ha quedado vacío en España en el primer trimestre, ya que no ha habido actividad en este negocio.

La relación muy estrecha con las empresas españolas también ha sido clave para el segundo banco del ránking, BBVA. En el primer trimestre de 2018 esta entidad estaba en el decimotercer puesto de la clasificación, el año pasado subió al sexto y ahora se sitúa solo por detrás de Santander, con un crecimiento de los ingresos del 20%, hasta superar los 14 millones en comisiones.

«Este trimestre ha sido muy activo en banca de inversión para BBVA», explica la entidad. «Lo fue desde enero y se ha acelerado todavía más en estas últimas semanas. Para nosotros ha sido prioritario apoyar a nuestros clientes corporativos que no han tenido acceso al mercado de bonos. Además, hemos puesto especial foco de atención en el sector hotelero, para el que BBVA es el banco principal. Este ha sido uno de los sectores más afectados por el Covid-19, aunque les ha pillado con los deberes hechos y, en general, con poco apalancamiento».

El banco está decidido a seguir en esta línea: «También estamos apoyando a muchas empresas en la consecución de las garantías del ICO aprobadas en el Consejo de Ministros y que serán clave para atemperar el impacto en la economía de la pandemia que estamos viviendo».

Al alza

El único banco internacional que ha conseguido seguir la estela de Santander y BBVA en este nuevo escenario marcado por la crisis es JPMorgan, que se sitúa en la tercera posición y avanza un puesto desde el año pasado. La entidad ha logrado mantener sus ingresos a pesar de que los negocios en los que tiene más peso la banca estadounidense son los dos que se han desplomado: las fusiones y adquisiciones y las operaciones en el mercado bursátil.

Sin embargo, JPMorgan ha sacado a relucir su fortaleza como colocador de emisiones de bonos y como prestamista, y se ha distanciado del resto de la banca de Wall Street, que cae con fuerza en el ránking.

Aunque está fuera del podio, también ha disparado sus ingresos Nomura, que el año pasado por estas fechas estaba en la vigésimo quinta posición y ahora ocupa la cuarta. Su asesoramiento a Grifols para su entrada en el capital de la china Shanghai Raas ha sido clave.

Estas cuatro entidades han logrado combatir una crisis que se ha llevado por delante el 25% de los ingresos de la banca de inversión en el primer trimestre y que amenaza con hacer mucho peor el segundo. «La incertidumbre sobre hasta cuándo puede durar el periodo de aislamiento, y, como consecuencia, el enfriamiento de la actividad económica, hace que los inversores sean prudentes y aplacen la toma de decisiones», afirma Jorge Riopérez, socio responsable de Corporate Finance y de M&A en la región de EMA de KPMG.

Pero el horizonte a medio plazo luce más despejado: «Esperamos que en el segundo semestre remonten las operaciones para aprovechar oportunidades de entrar en empresas que necesiten una mayor capitalización, a lo que se sumarán estructuras con fondos distressed o capital híbrido, entre otras. A todo ello, hay que sumar la consolidación en España de una industria de private equity que alimentará sin duda las operaciones», concluye.

Leave a reply