Los bancos centrales venden en masa 100.000 millones en bonos de EEUU

0
35


Sede de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Las instituciones liquidan a gran ritmo su deuda para captar dólares ante el estrés del mercado. La Fed toma medidas para frenar esta salida.

El sector financiero necesita dólares para hacer frente a sus compromisos y los bancos centrales están haciendo todo lo posible por proporcionárselos. Esta situación, derivada del estrés que sufren los mercados por la crisis del coronavirus, es la que ha llevado a que hagan caja de forma masiva con sus reservas de bonos del Tesoro estadounidense pese a su buen rendimiento.

Las autoridades monetarias de fuera de EEUU han protagonizado la venta de nada menos que 100.000 millones de euros en títulos de deuda soberana norteamericana, que han salido de las cuentas que estos organismos mantienen en la Fed de Nueva York, una de las grandes instituciones que componen la Reserva Federal de Estados Unidos. Es el mayor volumen de ventas registrado en un único mes desde la crisis financiera.

“Estas ventas vienen, sobre todo, de los bancos centrales de Asia y otras regiones con economías emergentes que no tienen líneas de swap entre su divisa y el dólar porque sus monedas no son tan estables”, aseguran fuentes financieras, que señalan que muchos de estos países se financian en dólares en el mercado de bonos y, por lo tanto, los necesitan para repagar sus deudas.

“El problema es que, entre los reembolsos de fondos denominados en dólares, las ventas de petróleo y otros activos también denominadas en dólares y las peticiones de estos bancos centrales, todo el mundo necesita ahora tener reservas de la divisa estadounidense, lo que acentúa la iliquidez y el estrés en los mercados”, asegura un experto.

Medidas de la Fed

La institución que preside Jerome Powell anunció la semana pasada acuerdos para establecer subastas de dólares con 14 instituciones monetarias, entre ellas el BCE, pero el martes tomó también medidas para afrontar la demanda de dólares del resto de economías.

En lugar de tomar en prenda sus respectivas divisas, la Fed habilitó un programa de operaciones de recompra (repos) disponible para los bancos centrales extranjeros. De esta forma, las autoridades monetarias foráneas proporcionan bonos a la Fed y ésta les devuelve dólares que luego puede inyectar en su sistema financiero como considere oportuno.

Al tomar en prenda sus bonos y dar a los bancos centrales los dólares que necesitan, la Fed confía en evitar que éstos los pongan en el mercado y distorsionen el precio y, por lo tanto, también el tipo de interés, que se mueve de forma inversa.

Leave a reply