Indignación y alarma entre los empresarios

0
7


El presidente de CEOE, Antonio Garamendi.

El acuerdo entre el Gobierno y Bildu cae como una puñalada por la espalda sobre los empresarios, que ya van con la soga al cuello. Tachan la medida de irresponsable en la situación actual, critican el desprecio al diálogo social y avisan: “Ahorcarán a las empresas”.

La acumulación de desprecios y ninguneos que el Gobierno ha dirigido a los empresarios españoles ha tocado techo. El acuerdo entre el Ejecutivo y Bildu para derogar la reforma laboral ha sido una puñalada por la espalda cuando ya van con la soga al cuello, y su respuesta ha sido una de las más duras nunca vista. Irresponsabilidad absoluta, indignación, incomprensible, lamentable, desprecio… Son algunas de las reacciones más repetidas para expresar el profundo malestar tras conocer el anuncio.

José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España. "Es una absoluta irresponsabilidad pretender hacer una modificación de ese alcance en el momento más convulso de nuestra historia reciente, con una profunda crisis económica y con millones de puestos de trabajo en el aire. El Gobierno tiene que aclarar la normativa laboral".

La noticia en sí ya es motivo de gran preocupación para los empresarios. Están alarmados ante la posibilidad de la derogación de la reforma laboral de 2012, la más amplia y de mayor calado de las llevadas a cabo de la economía española, que consiguió que desde 2014 España creara el 30% de los empleos de la eurozona, que creó la figura de los ERTE, uno de los ejemplos de la flexibilización que ahora está permitiendo que las empresas que no pueden hacer frente al pago de los salarios puedan optar por un despido temporal. “Estamos abiertos a debatir, pero en ningún caso consideramos una derogación total”, pidió Josep González, presidente de Pimec. También el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, concedió que la reforma “es perfectible”, pero matizó que permitió crear 3,5 millones de empleos. En todo caso, aclaró, “no toca hacer una enmienda a la totalidad, y menos en un momento tan delicado”.

En segundo lugar, acordar una propuesta de tal calibre a espaldas de los agentes sociales exhibe el desprecio del Gobierno al diálogo social, tal y como subrayaron desde la CEOE y Cepyme, el Círculo de Empresarios o el Instituto de Empresa Familiar. “Dejemos discutir a quienes saben de esto”, pidió Goirigolzarri.

John de Zulueta, presidente del Círculo de Empresarios. "El pacto entre el PSOE, UP y EH Bildu provoca una confusión y una incertidumbre sin precedentes. El Círculo siempre ha dicho que es necesario acometer una reforma laboral, pero siempre en el marco de un diálogo social que, con esta decisión política unilateral, ha sido despreciado".

Poco importa que varios miembros del ala socialista salieran ayer a matizar que la derogación no sería íntegra. El enfrentamiento per se dentro de un mismo Gobierno y las contradicciones lanzadas dentro y fuera de España no generan sino inestabilidad e inseguridad jurídica, como si el país no estuviera enfrentándose ya a su peor crisis. Los empresarios advierten de que la medida y la incertidumbre que la rodea “ahorcarán a empresas y a la economía”, a la que llevarán “a la ruina absoluta”. Con la economía en caída libre, más de cinco millones de trabajadores afectados y las empresas bregando por sobrevivir y mantener esos empleos, todo ello afrontando las inversiones que requerirá la nueva normalidad , lo que piden los empresarios “es un marco laboral flexible para atraer inversión y crear empleo. En un momento en que el PIB del segundo trimestre puede caer un 24%, no nos podemos permitir este anuncio”, apunta Alicia Richart, presidenta de DigitalES. “Bastantes ambigüedades estamos viviendo”, lamenta el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda. “Nos hemos desayunado y merendado noticias de ministros que luego no eran verdad, como cuando la ministra de Trabajo dijo que la hostelería y el turismo no abrirían hasta diciembre. Es de vergüenza”, recuerda José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España. “Las continuas contradicciones que se están produciendo en el Ejecutivo están causando un enorme perjuicio para el comercio, necesitamos líneas claras y estamos teniendo todo lo contrario”, se lamentó también el presidente de la Confederación Española de Comercio, Pedro Campo. También afectará a la imagen de España en el exterior. Las patronales internacionales hablan de un “desastre” para la inversión extranjera, y critican que España pretenda recibir ayuda de la UE con un Gobierno impredecible que apuesta por contravenir las recomendaciones de la Comisión, que pedía profundizar en esta reforma. Uno de las pocos mensajes que el Gobierno sí envía nítido es, como también critican desde las patronales, “su capacidad para comprar votos a costa del mercado laboral” y de “poner su interés político por encima del bien del país”.

Leave a reply