El Banco de Espa√Īa prev√© un impacto del Covid-19 “muy pronunciado” en el PIB y en el empleo pero “transitorio”

0
49


Fachada del Banco de Espa√Īa en Madrid.

El Banco de Espa√Īa estima que la magnitud del impacto de la pandemia del Covid-19, incluyendo el procedente de las “necesarias” medidas de contenci√≥n adoptadas, ser√° “muy pronunciada” sobre la actividad econ√≥mica y el empleo en el corto plazo, pero “fundamentalmente transitorio”, a pesar de la elevada incertidumbre respecto a la intensidad y la duraci√≥n de la perturbaci√≥n.

En todo caso, subraya que debe afrontarse con la pol√≠tica fiscal y con una respuesta “ambiciosa, √°gil y coordinada”, y cifra en hasta un 8,8% el volumen que se alcanzar√° en fondos p√ļblicos movilizados, con un 0,5% de aumento del gasto p√ļblico.

As√≠ se desprende del informe trimestral de la econom√≠a espa√Īola, elaborado y publicado este mi√©rcoles por el organismo supervisor, en el que, a diferencia de lo que es habitual, no se recoge proyecciones macroecon√≥micas de medio plazo de la econom√≠a espa√Īola debido a la “incertidumbre inusualmente elevada” por la crisis sanitaria y la falta de indicadores desde la declaraci√≥n del estado de alarma el pasado 14 de marzo.

El organismo supervisor se√Īala que la evoluci√≥n econ√≥mica a lo largo del trimestre se ha visto condicionada de forma “dr√°stica” por la propagaci√≥n mundial de la enfermedad Covid-19, una “perturbaci√≥n de inusitada virulencia” que ha dado lugar a un reto de salud p√ļblica de “primera magnitud”, lo que ha requerido la adopci√≥n de medidas extraordinarias de limitaci√≥n de la movilidad de las personas y cese de una parte importante de la actividad productiva, cambiando “bruscamente” la trayectoria de la econom√≠a espa√Īola.

Antes de que la epidemia llegase a Europa, sus efectos sobre la econom√≠a espa√Īola parec√≠an “limitados”, por lo que a pesar de “cierto impacto” de la paralizaci√≥n de la actividad en algunas regiones de China sobre la demanda de exportaciones espa√Īolas, considera que la “verdadera dimensi√≥n del problema” no aflor√≥ hasta finales de febrero.

En este sentido, explica que la declaraci√≥n del estado de alarma en Espa√Īa supuso una limitaci√≥n dr√°stica de los movimientos de las personas y la suspensi√≥n casi completa de la actividad de algunas ramas de los servicios, como la hosteler√≠a o el comercio minorista, o la producci√≥n de algunas ramas manufactureras, como la industria automovil√≠stica.

Impacto “muy significativo” en el empleo pero recuperable

A nivel de demanda, se√Īala que se ha producido un impacto “muy pronunciado” sobre el gasto en bienes de consumo de los hogares, que se suma a la “pr√°ctica desaparici√≥n” del turismo receptor, mientras que desde la √≥ptica de la oferta, las interrrupciones en las cadenas de suministros nacionales e internacionales y la disminuci√≥n “brusca” de la demanda han conducido al cierre de algunas industria.

Aunque no hay datos que eval√ļen el impacto sobre el empleo, advierte de que “con mucha probabilidad, est√° siendo muy significativo”. En particular, indica que la informaci√≥n disponible apunta a que las empresas est√°n haciendo un “uso intensivo” de los expedientes de regulaci√≥n de empleo (ERE) de reducci√≥n de jornada y de suspensi√≥n temporal. Eso s√≠, cree que “la mayor parte de esta p√©rdida de puestos de trabajo se recuperar√° si, como cabe esperar, la naturaleza de la perturbaci√≥n es transitoria”.

Como consecuencia del deterioro de las perspectivas de la actividad econ√≥mica y el aumento de la incertidumbre se ha producido una incidencia “muy severa” sobre la evoluci√≥n de los mercados financieros, con una fuerte ca√≠da de los √≠ndices burs√°tiles que ha afectado a todos los sectores, con una “especial incidencia” en el sector bancario, el de energ√≠a y el tur√≠stico, adem√°s de un “fuerte impacto” en los mercados de deuda soberana.

Antes de la crisis el PIB crecía 0,4% trimestral

No obstante, matiza que, con anterioridad a la crisis sanitaria, la “t√≥nica favorable” de la econom√≠a se mantuvo en enero y febrero. De hecho, los modelos del organismo proyectaban un crecimiento en el entorno del 0,4% para el primer trimestre, recoge el informe, que destaca que los datos de afiliaci√≥n a la Seguridad Social mostraron una “notable mejor√≠a” y el comportamiento del empleo fue “algo mejor de lo esperado”, aunque las matriculaciones de veh√≠culos segu√≠an con una tendencia negativa, en paralelo a una disminuci√≥n de la aportaci√≥n de la demanda externa al PIB.

A su juicio, la “primera l√≠nea de defensa” para evitar la persistencia de los efectos econ√≥micos de la epidemia debe ser la pol√≠tica fiscal. Para ello, destaca que las principales medidas se han dirigido a amortiguar el impacto de la crisis sobre las rentas de los ocupados, aplicando una cierta relajaci√≥n de criterios en la percepci√≥n de prestaciones por desempleo y mediante la exoneraci√≥n a empresas del pago de cotizaciones, junto a “grandes vol√ļmenes” de garant√≠as y avales p√ļblicos.

“El objetivo de este tipo de medidas es facilitar el acceso a la financiaci√≥n de los agentes privados solventes que atraviesan problemas de liquidez, evitando que estos acaben transitando hacia un estado de insolvencia, en cuyo caso las p√©rdidas de actividad y empleo ser√≠an mayores y m√°s duraderas”, valora.

Medio punto del PIB de gasto directo

“En Espa√Īa se ha actuado en diversos frentes, de modo an√°logo a lo observado en otros pa√≠ses”, a√Īade el Banco de Espa√Īa, que estima que el volumen de fondos p√ļblicos movilizados alcanzar√≠a el 8,8% del PIB. De este volumen total, un 0,5% del PIB supone un aumento directo del gasto, mientras que el resto est√° destinado a la concesi√≥n de avales y l√≠neas de cr√©dito a empresas.

En estos porcentajes se incluye el aumento de 3.800 millones de la dotaci√≥n presupuestaria para afrontar el gasto sanitario derivado de la pandemia, los 600 millones en protecci√≥n social para provisi√≥n de servicios a colectivos vulnerables, las medidas en materia laboral e impositiva y los 100.000 millones en avales p√ļblicos.

“Del √©xito de esta bater√≠a de medidas, sobre las que no se cuenta con experiencia hist√≥rica comparable al caso actual, depender√° en buena medida la profundidad del retroceso econ√≥mico a corto plazo y su persistencia en los pr√≥ximos meses”, a√Īade.

A su juicio, la “rapidez” y el “vigor” de la posterior recuperaci√≥n depender√°n “crucialmente” de las medidas de pol√≠tica monetaria puestas en marcha para mitigar los efectos, y aboga por que la respuesta “proporcionada” sea “ambiciosa, √°gil y coordinada entre las autoridades responsables de los distintos √°mbitos de la pol√≠tica econ√≥mica”.

Pide a Bruselas una actuaci√≥n “m√°s decidida”

As√≠, considera que el papel de los gobiernos nacionales es “crucial”, pero sus actuaciones requieren un “respaldo decidido de las pol√≠ticas econ√≥micas supranacionales”, y en especial del √°rea del euro, pues de lo contrario “su efectividad podr√≠a verse limitada en aquellos pa√≠ses que disponen de menor margen presupuestario”.

Con este objetivo, destaca el programa de compras de emergencia de unos 750.000 millones de euros anunciado por el BCE, que se suma a la relajación de los requerimientos de capital y liquidez aplicables a las entidades.

“La magnitud del desaf√≠o requiere que las autoridades comunitarias tambi√©n contribuyan decididamente a su superaci√≥n”, insiste, haciendo hincapi√© que en que la actuaci√≥n de la Comisi√≥n Europea debe ser “m√°s decidida” al ser “un reto com√ļn de los pa√≠ses del √°rea del euro y de Europa”.

En su opini√≥n, se precisa de una acci√≥n “coordinada y solidaria” que haga uso de las herramientas presupuestarias y financieras ya existentes a escala europea -incluida la movilizaci√≥n de 500.000 millones del MEDE-, pero que adem√°s considere la posibilidad de introducir elementos de mutualizaci√≥n de riesgos presupuestarios, as√≠ como instrumentos de cobertura econ√≥mica y social mancomunados, como un fondo de desempleo europeo.

Leave a reply