Coronavirus: La OCU pide a la CNMV que revise su semáforo de riesgos de productos de inversión

0
10

Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

La asociación de consumidores pide una escala mínima de diez peldaños frente a los seis actuales y más concreción de los riesgos de cada producto.

La emergencia del coronavirus ha mostrado a muchos inversores la cara menos amable de los riesgos de sus carteras. En este contexto, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha solicitado una reunión con la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para pedirle que revise su ‘semáforo’ de riesgo de los diferentes productos financieros.

Desde la OCU se denuncia que se han detectado “carencias” desde su mismo lanzamiento en el año 2016 sin que se hayan subsanado “a pesar de los años que lleva en vigor”. Por ello, la organización propone una reforma de la normativa para que el semáforo informe también de productos financieros como futuros, opciones, swaps, warrants, contratos por diferencia (CFD) y fondos de inversión libre (FIL).

Asimismo, desde la organización se solicita una revisión del plazo de la inversión y una escala más amplia, del uno al diez como mínimo, que sea “más gradual y comprensible para un inversor medio”. Actualmente, el semáforo de la CNMV va del 1 al 6 en una escala de menor a mayor riesgo.

La asociación critica que la escala actual es “poco intuitiva”, “demasiado genérica” y ofrece una representación gráfica que “no es proporcional”. “No es lo mismo pasar del nivel uno al dos, que del cinco al seis. Sin embargo, su forma homogénea puede llevar al equívoco de entender que la progresión del riesgo es equiparable”, ha señalado OCU.

Entre las mejoras que se solicitan también está el que se incluyan los títulos de deuda pública nacional, autonómica o local, por ahora excluidos, para una mejor protección del consumidor.

Más allá del semáforo

En cualquier caso, la asociación de consumidores ha recordado que el semáforo “no es un indicador suficiente para tomar una decisión de inversión” y que estos indicadores “no sustituyen la obligación por parte de las entidades que comercializan este tipo de productos de proporcionar información sobre sus riesgos”.

Por ello, OCU advierte de que el semáforo, incluso mejorado, no puede concentrar en una escala simple, toda la casuística de riesgos de un producto financiero como son los riesgos de plazo, de crédito, de volatilidad o de liquidez, entre otros.

Ante el impacto de la pandemia, a aquellos ahorradores que no quieren asumir riesgos, OCU recomienda elegir las cuentas y depósitos más adecuados para invertir y recuperar en el plazo deseado su dinero. No obstante, estos productos aportan una rentabilidad nula que en ocasiones -si la inflación es positiva- supone pérdida de valor adquisitivo.

A los inversores a largo plazo que no se vean capaces de asumir las pérdidas que acumulan los mercados, les recomienda asumir una estrategia “mixta defensiva”.

Leave a reply