Ábalos: el acuerdo con Bildu es para cambiar los “aspectos lesivos” de la reforma, no su integridad

0
7


El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, durante la sesión de control al Gobierno en el Senado, anteayer en Madrid.

El ministro de Transportes y secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha asegurado que el acuerdo parlamentario alcanzado este miércoles con EH Bildu sobre la reforma laboral pretende cambiar sus “aspectos lesivos” y no derogarla en su integridad. “Otros hablan de derogación íntegra, pero es una cuestión conceptual”, según el ministro y dirigente socialista.

Ábalos ha defendido hoy en la validez del acuerdo suscrito entre el PSOE y Unidas Podemos con EH Bildu es la “aclaración” sobre la reforma laboral que se realizó a medianoche y que además “coincide plenamente con el acuerdo de investidura” entre los dos partidos que conforman el Gobierno, ha señalado hoy el ministro en una entrevista con Onda Cero.

Ha señalado que el cambio de estos aspectos ya se incluía en el acuerdo de legislatura que el PSOE firmó con Unidas Podemos, así como en el programa electoral de su propio partido. “La diferencia es el tiempo en su aplicación, lo que hace el acuerdo es instar a que ese cambio de la reforma se lleve a cabo lo antes posible, urge a hacerlo”, ha continuado, indicando que la puntualización que el grupo parlamentario socialista ha realizado sobre el acuerdo suscrito, “si bien es una aclaración de este grupo, la comparten el resto de grupos firmantes”. “Los firmantes deben ratificarse sobre esa aclaración”, ha añadido.

El dirigente socialista ha detallado que la aclaración que su formación ha realizado sobre el alcance de la modificación de la reforma laboral acordado “coincide plenamente con el acuerdo de investidura”. “Y también hay una referencia en el programa electoral del PSOE a lo que siempre hemos llamado puntos lesivos de esa reforma laboral”, ha añadido.

“Y en eso consiste el acuerdo alcanzado, en acometer el cambio de esos puntos lesivos que ya contemplaba el acuerdo de investidura. La diferencia es el tiempo en su aplicación, dado que el acuerdo insta a que se acometa lo antes posible”, insiste Ábalos.

“Hay quien habla de reforma íntegra, pero lo que hay que reformar es aquello en lo que uno no está de acuerdo y que considera que lesiona los derechos de los trabajadores y coloca a estos en una situación de clara inferioridad, eso es lo que nosotros hemos llamado siempre aspectos lesivos de aquella reforma que hizo el PP”, ha subrayado el ministro.

“Otros hablan de derogación integra, pero es una cuestión conceptual que bien merecía esa aclaración sobre qué aspectos estamos hablando”, añadió. “Si luego uno observa el acuerdo de investidura, ve que coinciden plenamente esos puntos”, ha subrayado.

Reproches sobre los escraches

Ábalos también ha manifestado su malestar con el presidente del PP, Pablo Casado, porque no le mandó un WhatsApp de ánimo por los escraches que está sufriendo en su vivienda, cuando le han preguntado por los acuerdos del PSOE con Bildu, tratándose de una formación que no condena los ataques recibidos por la secretaria general del PSE, Idoia Mendia.

Tras responder con un escueto “es lamentable no hacerlo”, el ministro ha sacado a relucir los escraches que sufre en su propio domicilio y ha acusado al PP de no haber dicho nada sobre ellos más allá de lo de que “disfruten del jarabe democrático como en su día lo disfrutaron ellos”.

“Yo siempre condené eso y me duele”, ha poroseguido Ábalos, que también ha recordado que hace unas semanas Casado dijo en el Congreso que “si ustedes no gobernaran nos estarían haciendo escraches en nuestras casas”. “Fue una profecía”, ha lamentado el ministro y vicesesecretario general del PSOE, quien denunció que lleva varios días siendo insultado en su casa “delante de mis hijos”.

Por todo ello, critica que Casado no haya tenido “ningún gesto de humanidad”, algo que según reveló sí han tenido tres miembros del PP que le han remitido WhatsApp: el exministro del Interior, Juan Ignacio Zoido; el diputado Miguel Barrachina, y un exdiputado retirado cuyo nombre no dijo, aunque destacó que es “de mucha dimensión humana”.

Leave a reply