Un fondo de inversión mixto, flexible y global para capear la crisis del coronavirus

0
4

Imagen del parqué de la Bolsa de Nueva York.

La fuerte volatilidad y la incertidumbre sobre hasta dónde llegará la crisis del coronavirus exigen productos de inversión ágiles en sus movimientos.

Son tiempos difíciles para los inversores. La volatilidad ha repuntado con fuerza, dibujando gráficos de cotización con picos y valles cercanos en las cotizaciones de los principales índices. La causa de inquietud en esta ocasión lo justifica plenamente: el brote de coronavirus que, originado en China, se ha extendido ya en menor o mayor medida por todo el mundo y ha sido declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para navegar un temporal como este se necesita una gran flexibilidad y la capacidad de actuar con agilidad y sin limitaciones. Una filosofía que sigue el fondo de Inversis Gestión GPM Gestión Activa / GPM Gestión Global. Es el más rentable de gestoras nacionales de la categoría VDOS de mixtos flexibles en lo que va de año, con una revalorización del 3,3%.

Bajo condiciones normales de mercado, el fondo busca mantener en torno al 50% de su exposición a través de acciones. También puede invertir alrededor de un 50% en otras instituciones de inversión colectiva (incluidos fondos cotizados o ETF) tanto para sectores como para índices, en derivados como inversión y cobertura y, cuando se determine apropiado, en efectivo e instrumentos en efectivo.

Establecer coberturas

La clave es aprovechar al máximo la capacidad de invertir en derivados tanto en posiciones sintéticas largas como cortas, con el objetivo de maximizar rendimientos positivos y negativos del mercado en forma de coberturas.

En la gestión se hace uso de un estilo flexible, lo que permite al gestor adaptarse a las condiciones cambiantes y complejas del mercado. Invierte empleando estrategias variadas y de demostrado resultado, para generar una diversificación adecuada. Esto permite generar alfa con un riesgo bastante contenido. La exposición y ponderación de estas estrategias está condicionada por el entorno general del mercado. El gestor hace uso de los ciclos de mercado para generar el alfa necesario para obtener un buen resultado a cambio de un riesgo adecuado.

La gestión del fondo está asesorada por GPM Gestión Global. Concretamente, por su gestor Javier Alfayate Gallardo, gestor en la casa desde hace 4 años. Alfayate es el responsable de la toma de decisiones en cuanto a estrategias y sistemas se refiere, apoyándose en el equipo de GPM, que cuenta con varias décadas de experiencia. Este equipo mantiene un diálogo continuo y colaborativo con el gestor con respecto al tamaño de las posiciones que se toman, las coberturas y otros asuntos de compromiso y política de inversión.

Con el fin de lograr el objetivo y la política de inversión establecidas, el fondo utiliza diversas estrategias cuantitativas e instrumentos de inversión. En concreto, el fondo emplea un proceso de selección de activos basado esencialmente en oportunidades de inversión surgidas en el entorno europeo. Las inversiones incluyen acciones denominadas en euros y con altas expectativas alcistas y buenos percentiles, ETF sectoriales y otros activos que concentran grupos fuertes y en tendencia y otros ETF y derivados de índices de singular interés. No se garantiza un resultado positivo de la inversión.

Composición de la cartera

Adopta posiciones largas, largas sintéticas y cortas sintéticas, de ser necesario, en índices europeos y americanos. El objetivo es que la selección y asignación de activos del fondo sea flexible, tratando de mantener una capacidad ideal para ajustar la exposición según sea necesario, dependiendo de las condiciones de mercado y otros factores de riesgo. En cuanto al riesgo divisa, se gestiona de forma flexible adoptando coberturas en momentos puntuales.

La cartera del fondo incluye entre sus mayores posiciones, los fondos cotizados iShares ST 600 Health Care DE (9,55%), iShares ST 600 Utilities DE (8,66%), acciones de Elia System Operator (3,47%) e Iberdrola (2,40%) y el fondo cotizado Lyxor Daily X2 Short Bund (2,03%). Por sectores, ETF (20,24%), industria (7,06%), energía (6,32%), tecnología (4,71%), seguros (3,47%), construcción (3,09%), consumo (2,38%).

Por rentabilidad, el fondo se sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2018 y 2020, batiendo al índice de su categoría en 2017 y 2019. A tres años, registra un controlado dato de volatilidad del 6% (segundo mejor grupo de su categoría, quintil cuatro) y del 6,6% en el último año, periodo en que registra una ratio sharpe de 1,95 y un tracking error, respecto al índice de su categoría, del 4,7%.

GPM Gestión Activa / GPM Gestión Global aplica a sus partícipes una comisión fija del 1,35% y de depósito del 0,1%, además de una comisión variable del 8% sobre resultados anuales positivos del fondo.

Recuperación alcista

De acuerdo con el gestor, el análisis realizado desde el fondo les hace pensar que la renta variable podría seguir sufriendo los efectos adversos del coronavirus, con más retrocesos durante algún tiempo. Por lo menos, hasta que los nuevos casos remitan en Europa y EEUU o se consiga un tratamiento o vacuna que palíe sus efectos. No obstante, estiman que tras estos traspiés las bolsas deberían recuperarse y continuar su marcha alcista, ya que no se dan las condiciones de iliquidez de mercado bajista tradicionalmente registradas en otras etapas similares.

Por tanto, la estrategia a seguir será la de mantener una exposición contenida a renta variable, de entre el 15% y 25% como norma general, y del 50% al 75% en momentos de rebote, elaborando coberturas puntuales que les permitan esquivar los retrocesos más pronunciados. Será crucial detectar los sentimientos de pánico vendedor que suelen acontecer durante este tipo de sucesos inesperados o ‘cisnes negros’. Técnicamente, disponen de herramientas para aprovechar a su favor este sentimiento de extremo pesimismo.

Defensivos ante la tormenta

La diversificación de cartera seguirá siendo del 40% al 50% de exposición en acciones, del 0% al 10% en índices bursátiles y del 20% en índices sectoriales, para lo que invierte en aquellos sectores que son más defensivos y que por tanto suelen retroceder menos ante un ambiente de incertidumbre, como es el caso de utilities, servicios públicos y salud.

Los índices pueden emplearse como cobertura y posteriormente como inversión, una vez los nubarrones de la incertidumbre y del pesimismo desaparezcan. No tratan de ser adivinos, sino más bien de reaccionar a los acontecimientos que vayan dándose en el mercado, siendo siempre conscientes del riesgo que asumen y que, por tanto, les puede impactar en forma de ganancias y pérdidas potenciales. Son cautos, pero conscientes de que estas bajadas pueden ser una oportunidad de comprar con bajas valoraciones.

***Paula Mercado es directora de análisis de VDOS.

Leave a reply