La banca no tendrá que dotar los impagos protegidos derivados del coronavirus

0
5


José Manuel Campa, presidente de la EBA.

La Autoridad Bancaria conmina a los bancos a distinguir entre deudores cuya solvencia a largo plazo no debería verse muy afectada y los que pueden sufrir más.

La EBA también afloja la mano con los bancos en estas circunstancias excepcionales. Este organismo, que vela por la aplicación de un código normativo único en todos los países, reforzó el mensaje de flexibilidad con las provisiones dado la semana pasada por el BCE.

La EBA dejó ayer claro que aquellos créditos cuyo pago se retrase y estén protegidos por moratorias y otras iniciativas legislativas adoptadas por los gobiernos no tendrán que clasificarse de manera automática como morosos, ni de probable impago.

Pero la EBA subraya la importancia de la medición adecuada del riesgo y conmina a los bancos a distinguir entre aquellos deudores cuya solvencia a largo plazo no debería verse significativamente afectada por la situación actual y los que pueden sufrir más. Es decir, a priorizar las evaluaciones individuales de probabilidad de impago.

Test de estrés

La EBA decidió hace unos días retrasar al año que viene los test de estrés, cuyos resultados iban a darse a conocer el 31 de julio, para aliviar a los bancos de toda la carga burocrática que implica el envío de la información necesaria.

Lo hizo también en previsión de que los escenarios macroeconómicos utilizados como hipótesis queden superados por una recesión que los organismos internacionales ya dan por segura en Europa.

El BCE, por su parte, relajó la semana pasada los requerimientos de capital y de liquidez a los bancos. La institución ha liberado exigencias de fondos propios valoradas en 120.000 millones, siempre y cuando se destinen a cubrir pérdidas por impagos y a la concesión de créditos a empresas y particulares.

Entre otras medidas de flexibilidad, las autoridades permiten ahora a los bancos cubrir el llamado Pilar 2 de solvencia con instrumentos que no computen como capital de máxima calidad (CET1). Y no sancionarán a ninguna entidad por quedarse por debajo de la ratio mínima de cobertura de liquidez, fijada en el 100%. Un supuesto, este último, que difícilmente ocurriría en el caso español debido a que la banca atesora 500.000 millones de euros en activos de alta calidad.

El BCE ha pedido prudencia con el dividendo y con los programas de recompra de acciones, pero no ha recomendado de momento ni su suspensión ni su aplazamiento.

Pagos con tarjeta

La autoridad bancaria ha instado asimismo al sector de medios de pago a flexibilizar todavía más la operativa de pagos con tarjeta. La idea es reducir el uso de billetes y monedas en los comercios y así minimizar los contagios.

Mastercard anunció ayer que en algunos países, entre ellos España, a partir de ahora será posible pagar con tarjeta contactless compras inferiores o iguales a 50 euros sin encesidad de marcar el PIN en el datáfono. Hasta ahora ese paso era preceptivo a partir de 20 euros.

Visa dice que elevar el límite no implica una merma de la seguridad porque la tasa de fraude es muy baja, pero no ha aprobado aún la medida en España.

Según las estadísticas oficiales y a pesar de la creciente popularización de las tarjetas, el efectivo es el medio de pago habitual para el 53% de los españoles mayores de 55 años por su “comodidad” y por razones de “control del gasto”.

Leave a reply