El Banco de España paraliza las inspecciones in situ a entidades por la crisis del coronavirus

0
5


El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

Solo se mantiene la supervisión que puede realizarse en remoto. El regulador reanudará la actividad cuando se levanten las medidas de confinamiento.

La crisis del coronavirus ha trastocado los planes de inspección del Banco de España para 2020.

El organismo gobernado por Pablo Hernández de Cos ha decidido paralizar temporalmente todos los procedimientos de inspección in situ a las entidades bancarias, tanto los que están en curso como aquellos cuyo comienzo estaba previsto para las próximas semanas o meses. Así lo señalan fuentes del supervisor.

Todas las visitas presenciales del supervisor a los bancos se han suspendido, de manera que se detiene gran parte de la actividad inspectora del Banco de España, que colabora con el Banco Central Europeo dentro del Mecanismo Único de Supervisión. Tan solo se mantendrán en marcha aquellos procedimientos en los que se “hubieran terminado los trabajos de campo y se puedan concluir los informes en remoto”, indican desde el regulador bancario español.

Estas mismas fuentes añaden que, además de suspender la actividad de inspección presencial, el Banco de España ha acordado que todo el personal de estos equipos que no fuera ciudadano español pueda regresar a sus países de origen “con confinamiento si así lo han establecido”, explican. Los pasados 10 y 13 de marzo el organismo anunció diversas medidas para adaptar su operativa y seguir prestando servicios, si bien no especificó cómo afectaría la nueva situación a las visitas que periódicamente los inspectores hacen a las entidades bajo su paraguas.

Los equipos de inspección del Banco de España y sus colaboradores procedentes de otros supervisores seguirán trabajando desde sus casas para concluir aquellos procedimientos que se puedan terminar de forma no presencial “utilizando los sistemas de comunicación remotos para permitir la coordinación de los distintos miembros del equipo”, recalcan estas fuentes.

El plan del Banco de España es que la actividad inspectora vuelva a la normalidad una vez se levanten las medidas de prevención y confinamiento aprobadas a raíz de la emergencia del coronavirus de los distintos países de la zona euro.

33 inspecciones en 2019

El Banco de España llevó a cabo 33 inspecciones in situ a entidades durante 2019, según la Memoria de la Supervisión Bancaria correspondiente al año pasado, publicada ayer. De estas visitas, 22 se realizaron a entidades de crédito significativas (es decir, las de mayor tamaño).

Tal y como desvela en su informe, además de las habituales inspecciones, el Banco de España tenía planificado desarrollar a lo largo de 2020 nuevas modalidades y metodologías, de acuerdo con los planes establecidos por el MUS.

En concreto, el organismo supervisor español preveía desarrollar seis “campañas”; es decir, conjuntos de inspecciones “que tienen una temática común (tipo de riesgo, área, cartera o tipo de operativa), pueden realizarse simultáneamente a distintas entidades, tienen un alcance parecido y en ellas se utilizan técnias o herramientas comunes”, según explica la memoria de supervisión.

Otra de las tipologías de inspección novedosas que se planteaban desarrollar en 2020 son las transfronterizas (o crossborder): aquellas en las que uno o varios miembros de los equipos mixtos de inspectores “proceden de una autoridad nacional distinta de aquella en la que radica la entidad objeto de inspección”, señala el Banco de España, que preveía liderar cinco de estos procedimientos en 2020, así como participar en otro más como autoridad colaboradora.

Leave a reply